Beneficios a bajo coste

No hay gastos imprevistos, pagas por un servicio. Olvídate de servidores o actualizaciones de software, todo lo que necesitas es un navegador. El servicio es compatible con Microsoft Office y se integra a la perfección con Outlook para que sigas trabajando como con un servicio Exchange, pero sin los costes ni las complicaciones.